Educación

Publicado el 13 marzo 2019

Otro punto de vista para elegir colegio para nuestros hijos

Coincidimos con quienes sostienen que la información es la clave para escoger un centro educativo; sin embargo, hay informaciones a las que los padres tienen muy difícil acceso porque los Colegios no la suministran, la Administración no las difunde ampliamente y las familias no conocen sus derechos. Ese el motivo que nos lleva a elaborar este documento.

Es importante poner el foco, a la hora de evaluar un Centro Educativo, en la atención que cada Colegio pone en el éxito de los alumnos que presentan características diferenciadoras de lo que absurdamente se llama normalidad. Es imprescindible que el ciudadano conozca cómo se atienden las diferentes necesidades, según las características del alumnado, en lo que a su aprendizaje se refiere y el grado de cumplimiento de las leyes educativas. En la publicidad que aparece en los medios de comunicación no lo vamos a encontrar. La excelencia de un centro debería medirse en función de la atención y el éxito de los alumnos con situaciones más complejas de aprendizaje: Altas Capacidades, Trastornos de atención, Disléxicos…etc.

Para concretar lo que estamos diciendo vamos a centrar el tema en dos situaciones muy concretas que se dan en todos los colegios de Educación Primaria, Secundaria, Bachillerato, Formación Profesional y, también, en la Universidad. Pongamos un ejemplo aclaratorio:  Alumnos con dislexia o, también, aquellos que presentan algún tipo de déficit de  atención por hiperactividad o similar. Las familias tienen derecho a que a sus hijos se les apliquen unas medidas que ayudarán a su éxito escolar. 

La adaptación de tiempos en los exámenes que podrán incrementarse hasta u 35% sobre el tiempo previsto para ello, las facilidades técnicas o materiales, las adaptaciones de espacios que pueden llegar a la realización de los mismos en aulas separadas o la utilización de instrumentos y formatos para evaluar los aprendizajes, son medidas legales que los centros educativos tienen la obligación de atender con más del diez por ciento del alumnado.

Estas normas son de aplicación obligatoria en todos los Centros Públicos, Concertados y Privados de nuestra Comunidad. Las dificultades comienzan en la elaboración del Informe. En la Educación Pública y Concertada los Equipos de Orientación Educativa realizan el estudio y diagnóstico que, posteriormente, debe ser avalado por un médico especialista en Neurología y que se llevará al Orientador y a la Jefatura de Estudios  del centro donde está matriculado el alumno. Los Equipos de Orientación están saturados y carecen de personal suficiente tal y como se ha puesto de manifiesto en distintas noticias aparecidas en la prensa y que recogen las reivindicaciones de este colectivo de profesionales. Los equipos privados y psicólogos que pueden atender y aplicar las pruebas pertinentes suelen cobrar honorarios que superan los 500 euros, lo que supone un desembolso inicial importante para la mayoría de familias.

Una vez que, por uno u otro camino, la familia tiene en su poder el informe comienza “el vía crucis” en demasiadas ocasiones. Los padres tienen que estar permanentemente comprobando que a sus hijos se les aplican las condiciones que marcan las leyes porque en la mayoría de los centros falta la tradición de asimilar los hábitos y rutinas necesarias para que todo el profesorado, tutores y orientadores estén perfectamente coordinados para que no tenga que ser el propio alumno quien demande las condiciones de aplicación de exámenes y controles y, que además, el resto del alumnado no viva las situaciones diferenciadoras como discriminatorias. No podemos olvidar que la falta de cumplimiento de las directrices legales va más allá de la obligatoriedad de las mismas; lo verdaderamente grave es que puede llevar al fracaso escolar a alumnos que tienen todas las potencialidades para alcanzar el éxito.

Recomendamos a las familias que no elijan centro con el conformismo de quien lo hace por descarte o porque no encuentra nada mejor, que no se dejen influenciar por los grandes alardes de instalaciones, bilingüismos y otros elementos secundarios que la publicidad de los mismos ofrece. 

                                                          Félix Jiménez López

                                    Profesor y Concejal del Grupo Alternativa por Boadilla    



Comments are closed.

Arriba ↑